5 consejos para obtener un préstamo para pagar deudas

¿Estás pasando por un mal momento económico? ¿Tenés deudas atrasadas y tus acreedores empiezan a exigir su pago? ¿Tenés deudas con tasas de interés muy altas? Quizás sea el momento de re-estructurar tu deuda para poder salir adelante y saldar ese mal momento. A continuación veremos 5 consejos que esperamos sean de utilidad al momento de tomar un préstamo personal para pagar deudas.

Re-estructurar la deudaEsto no es otra cosa que un plan de pagos sobre la deuda que ya tenés, esto demuestra que querés cumplir con tus obligaciones y te permite elegir la cantidad a pagar y el plazo que mejor se adapta a tus necesidades..

Una buena opción es verificar si tienen la opción de pagos adelantados y cómo funciona. Así, si contamos con dinero extra, podemos hacer pagos adelantados y estos se van al monto de la deuda principal.

Por último, es importante pagar de forma puntual para no seguir sumando intereses

Conocer el cálculo de los intereses de los préstamos de consumo

Seguro de vida, IVA sobre intereses, gastos administrativos: todos estos son costos que derivan del préstamo y por ende deben sí o sí computarse en el cálculo de la tasa total pagada por el mismo, conocida como Tasa Efectiva Anual (TEA).

Hay algunas entidades financieras que con el fin de captar nuevos clientes suelen informar el costo de los préstamos en términos de Tasa Nominal Anual, que no tiene en cuenta los ítems mencionados. Esto se debe a que estos costos no existirían en caso de que el préstamo no sea otorgado. Sin embargo, son significativos en el costo total. Por este motivo, siempre es conveniente analizar si tomamos o no un préstamo teniendo en cuenta el TEA y no de TNA. Sobre todo si estamos adquiriendo un nuevo préstamo personal para salir de las deudas, debemos tener total conocimiento de todos los gastos que están adheridos al servicio que estamos por contratar.

Evitar el Sistema de Amortización Directo

La mayoría de las personas que sacan un préstamo o compran en cuotas no se fijan en “detalles insignificantes” como la fórmula matemática utilizada para calcular los intereses de la deuda. Sin embargo, un detalle como este cambia drásticamente como se calculan las cuotas. Por ejemplo, el Sistema de Amortización Directo computa el pago de intereses sobre el monto total del préstamo (o costo del producto adquirido) sin tener en cuenta que al pagar las cuotas estamos devolviendo también parte de ese monto (en el lenguaje financiero: amortizando) y que por lo tanto corresponde que lo que se paga por intereses baje disminuyendo a medida que se cancelan las cuotas.

Por ello, al contratar un nuevo préstamo, debemos asegurarnos que el sistema de amortización sea, por ejemplo, Francés, donde la amortización de capital es creciente y el interés decreciente.

Hacer un presupuesto mensual: No solo es importante pagar nuestras deudas sino también no contraer nuevas. Comenzar a planificar nuestras finanzas personales tiene que ver con ordenar, en primer lugar, nuestros gastos. Planificación y el vivir con lo propio pueden representar el principio del fin de las deudas. Una forma muy útil de poder planificar nuestra economía es anotar los gastos en una planilla para poder a fin de mes ver qué gastos son los necesarios y qué gastos se pueden evitar. De esta forma, al tener una economía ordenada, no necesitaremos seguir endeudandonos.

Tarjetas de crédito: Hacer compras con las tarjetas de crédito es muy tentador. Pero es importante ser responsable al pasar el plástico. Siempre es recomendable pagar la totalidad de la cuenta para no generar intereses y no sumar deudas en muchas tarjetas distintas. Para más información al respecto recomendamos leer el artículo “Pagar el mínimo con la tarjeta de crédito se convirtió en el peor de los negocios”. La clave para no sobre-endeudarse con la tarjeta de crédito es usarla solo para las cosas necesarias y que ya tenés planeadas.

Organizar tu economía diaria es una forma de empezar a salir de las deudas.

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad.

¿Cuáles son los requisitos para pedir un préstamo personal?

¿Estás pensando en hacer una remodelación en tu casa? ¿Querés cambiar el auto? ¿No te alcanza el efectivo con el que tenés ahorrado? ¿Necesitas una ayuda económica? Un préstamo personal es la mejor opción para poder desarrollar tus proyectos sin tener que demorarlos por la falta de dinero.

Comúnmente se promociona a los préstamos personales bajo varios nombres, por ejemplo, préstamos al consumo, préstamos al estudio, préstamos reformas, préstamos coche, etc. Todos ellos se incluyen dentro de lo que conocemos por “préstamo personal”. En varias instituciones bancarias con el simple hecho de ser cliente con cierta antigüedad, uno ya puede contar con un préstamo por un monto fijo pre-aprobado que puede solicitarlo por la web del banco aceptando las tasas de interés. Sin embargo, si este no es su caso, acceder a un préstamo a través de una institución financiera es una operatoria muy rápida y sencilla.

A continuación detallamos los requerimientos que podes encontrar al momento de solicitar el préstamo personal:

  • Libre de deudas: Una de las primeras cosas que va a verificar la entidad financiera a la que asistas es que no cuentes con deudas en otras instituciones como bancos o casas de préstamos.
  • Ingresos comprobables: si trabajas en relación de dependencia se demuestra fácilmente con los recibos de sueldos, demostrando cierta cantidad de meses de antigüedad.Si trabajas como autónomo, tendrás que demostrar que se tiene regularidad en la facturación. Según el régimen en el que se esté inscripto van a pedir más o menos documentos (Declaración Jurada de IVA, DDJJ de Ganancias, aportes jubilatorios, etc).Para ambos casos, el ingreso comprobable requerido varía si se trata de un préstamo para una persona o para un grupo familiar.
  • Garantía: Depende del préstamo la institución puede pedir una garantía, que puede ser un título de una propiedad de un familiar o un allegado que esté dispuesto a ser su garante. Si no cuenta con una garantía hipotecaria, puede averiguar si la institución acepta trabajar con una empresa que le auspicie de garante como puede ser FO.GA.BA.

Una cuestión a tener en cuenta es que no contar con una garantía no es sinónimo de rechazo del préstamo solicitado. Sin embargo, esto seguramente infiera en nuestra calificación y nos presten menos dinero del solicitado.

El principal beneficio de estos préstamos es que no hacen hincapié en qué se van a utilizar y se otorgan rápidamente. Como marcábamos al principio de este artículo, la finalidad puede variar desde hacer un máster en el exterior a pagar una fiesta de 15 años, o cambiar los muebles de su casa a renovar el auto. La institución financiera no se fijará en que se gastará el dinero sino que quien lo solicita pueda devolverlo en los plazos pactados pagando la tasa de interés arreglada.

En resumen, si es un buen pagador y está buscando cómo financiarse, quizá un préstamo personal sea una alternativa atractiva para no seguir enfrentando una limitante por no tener efectivo disponible.

¿Qué es un préstamo personal?

Un préstamo personal es un contrato en el que intervienen dos partes, por un lado, la entidad financiera que lo otorga y, por el otro, el prestatario que es el beneficiario de una cantidad de dinero  y quien contrae la obligación de que devolver dicho efectivo junto con el pago, además, de unos intereses pactados y los gastos derivados de la operación.

Los préstamos personales son un tipo de préstamo que se suele utilizar para financiar una necesidad específica en un momento dado si no se tiene ahorrado dinero suficiente para hacer frente a ese gasto, como un coche, viajes, estudios en el extranjero o de postgrado, muebles, reformas, etc., y, generalmente, de un valor no muy alto. Los préstamos personales también son conocidos como préstamos al consumo. Por lo general, las entidades ofertan infinidad de préstamos personales con distintos nombres comerciales como puede ser préstamos coche, préstamo vacaciones, préstamos boda, etc. Todos ellos son prácticamente lo mismo con unas pequeñas diferencias.

Antes de concederle un préstamo, la entidad financiera realizará un estudio de viabilidad para valorar su capacidad de pago donde se contemplarán sobre todo sus ingresos mensuales y sus compromisos de pago como otras deudas pendientes para estimar si va a poder pagar las cuotas mensuales del préstamo sin dificultades. Así mismo, la finalidad de esta verificación previa es ver que no se pida el préstamo para cancelar otro préstamo y entrar así en un círculo vicioso de dependencia. El dinero que se pide debe ser utilizado para comprar un producto o para solventar una operación particular.

El importe del préstamo, el plazo y el tipo de interés determinan la cuota mensual a pagar. Cuanto mayor es el plazo, menor será la cuota mensual, pero el coste total será más alto porque estará pagando intereses durante más tiempo.

 

Características:

Para poder optar por el préstamo que más nos conviene debemos tener en cuenta las siguientes detalles:

  • Tipo de interés.
  • Comisiones de apertura y cancelación (total o parcial).
  • Otros gastos.
  • Plazo de amortización (el tiempo para devolver el dinero prestado).
  • Importe de la cuota mensual (vendrá determinado por la TAE y el plazo).
  • Documentación requerida.

 

Tipo de interés:

El tipo de interés es el precio que la entidad financiera cobrará por prestarnos dinero. Al momento de decidir dónde vamos  a tomar el préstamo no solo debemos ver el interés nominal sino también la Tasa Nominal Anual (TNA) o el Costo Financiero Total Nominal Anual (CFTNA).  El TNA es el dato más utilizado por los clientes de entidades financieras para contrastar las diferentes rentabilidades que ofrecen los productos bancarios. Mientras que el CFTNA es una medida mucho más completa sobre la rentabilidad que la TNA debido a que tiene en cuenta las posibles comisiones o gastos que nos puedan aplicar.

También debemos prestar atención a la TEA o Tasa Efectiva Anual, que es el interés que efectivamente se aplicará si abrimos un préstamo Estás tasas nos va a permitir conocer cuál va a ser el coste efectivo o real de la operación en un periodo anual.